Categorias | Noticias, Slider

El Senado aprueba visa para los inmigrantes

El Senado aprueba visa para los inmigrantes

CIUDAD DE MÉXICO, 25 de febrero.- México se encamina desde ayer a convertirse en el primer país de América en sacar de la clandestinidad a los migrantes sin permiso de internación al país, pues el Senado aprobó la emisión de visas de visitante y de trabajo, que autorizarán hasta por 180 días de estancia en el territorio nacional, lo cual erradicará la policía migratoria y a los traficantes de personas.

Ayer, con el voto unánime del pleno, y después de una jornada intensa de negociación encabezada por Jesús Murillo Karam, Tomás Torres, Humberto Andrade, Manlio Fabio Beltrones, Carlos Navarrete y José González Morfin, el Senado mexicano creó una Ley de Migración para dejar en claro que la condición migratoria irregular no configura un delito, y prohíbe la persecución de las organizaciones sociales y empresa que trabajan con migrantes no legalizados.

Deja en claro, además, que México deberá ser congruente “en la manera en que el Estado mexicano garantice la vigencia de los derechos que reclama para sus connacionales en el exterior, en la admisión, ingreso, permanencia, tránsito, deportación y retorno asistido de extranjeros en su territorio”.

La nueva Ley de Migración, aprobada en lo general el martes pasado y ayer en lo particular, fue enviada a la Cámara de Diputados, a fin de que los de esa instancia legislativa la analice y la apruebe o le haga las modificaciones que considere necesarias, aunque ya nació sin ninguna arista que pueda permitir abusos o maltratos contra los migrantes, al grado que se extirpó toda referencia al uso de la policía, salvo cuando se trate de denuncias.

A pesar de que el gobierno federal se resistió, por las virtuales presiones que puede generar al gobierno de Estados Unidos, ayer el Senado aprobó la emisión de una Visa de Visitante, que es una especie de salvoconducto a los migrantes no legalizados para que puedan moverse dentro de México durante 180 días, durante los cuales deberán regularizar su situación con otro tipo de visa o regresar a su país.

“Visa de visitante sin permiso para realizar actividades remuneradas, que autoriza al extranjero para presentarse en cualquier lugar destinado al tránsito internacional de personas y solicitar su ingreso a territorio nacional, con el objetivo de permanecer por un tiempo ininterrumpido no mayor a 180 días a partir de la fecha de entrada.

“(…) Ninguna de las visas otorga el permiso para trabajar a cambio de una remuneración, a menos que sea explícitamente referido en dicho documento.

“La visa acredita requisitos por una condición de estancia y autoriza al extranjero para presentarse en cualquier lugar destinado al tránsito internacional de personas y solicitar su ingreso al país en dicha condición de estancia, sin perjuicio de que posteriormente obtenga una tarjeta de residencia”, precisa la Ley.

La idea

Hace sólo unos días, el presidente de Guatemala, Álvaro Colom, llamó a los legisladores mexicanos, desde las páginas de Excélsior, autorizar precisamente un permiso temporal a los migrantes no documentados, para arrancarlos de la corrupción del sistema de los polleros; ayer el Senado mexicano la autorizó.

Pero además, la nueva Ley de Migración autoriza la figura de “visitante con permiso para realizar actividades remuneradas”, la cual “autoriza al extranjero que cuente con una oferta de empleo, con una invitación por parte de alguna autoridad o institución académica, artística, deportiva o cultural por la cual perciba una remuneración en el país, o venga a desempeñar una actividad remunerada por temporada estacional en virtud de acuerdos interinstitucionales celebrados con entidades extranjeras”.

Este párrafo, de acuerdo con los senadores negociadores, busca traducir a leyes mexicanos una de las peticiones constantes de México a Estados Unidos: autorizaciones temporales para trabajo, a fin de que los migrantes mexicanos no tengan que esconderse para realizar sus actividades económicas y sean víctimas de todo tipo de abusos, precisamente por su condición de no regularizados.

Mueren los aseguramientos

Otra de las aportaciones de esta Ley de Migración es que erradica el concepto de aseguramiento e introduce el de presentación, que sólo puede ejercerse por el Instituto Nacional de Migración y otorgará el tiempo suficiente para que el migrante regularice su estancia en el país o retorne a su nación de origen.

Deja en claro que el Instituto Nacional de Migración puede acudir al auxilio policial para ejecutar órdenes judiciales.

De igual forma, aplica cárcel de hasta 16 años a los traficantes o polleros, así como sanciones para quienes empleen migrantes que sean sujetos de abusos por parte de quienes pretendan retenerles sus documentos.

Ayer mismo, diversas organizaciones civiles, entre ellos el padre Alejandro Solalinde, quien trabaja en favor de migrantes en Chiapas, calificó de positiva y vanguardista esta nueva ley, que crea un protocolo para las estaciones migratorias, define la política migratoria nacional y otorga el derecho de acceso a la salud, educación y vivienda a los extranjeros, así como la protección de sus derechos humanos, sin importar su condición migratoria.

Crédito: Leticia Robles de la Rosa / Excélsior

Leave a Reply

1